Cómo hacer farolillos para la noche de Halloween con tus peques

Si bien la fiesta de Halloween no tiene sentido en nuestros países de origen (Uruguay y España), es una festividad que está en auge y como hemos comentado en otras ocasiones, nos sumamos a esta tendencia con el único fin de divertirnos.

 

Un poco de historia:

Halloween” es la contracción de “All Hallows’ evening“, en castellano: “La noche de todos los Santos” y tiene origen en la festividad celta más importante: el Año Nuevo Celta o Samhain” donde se celebraba el final de la cosecha que coincidía con el final del verano y el comienzo de la estación oscura (ya que en otoño los días son más cortos y más oscuros).

Los celtas creían que en esa noche de Samhain, los espíritus de los muertos volvían a visitar el mundo de los mortales y encendían velas para ayudar a las almas de los muertos a encontrar el camino hacia la luz y el descanso junto al dios Sol, en las Tierras del Verano.

Nosotras, encenderemos unos farolillos que compartimos con ustedes ya que son muy sencillos de hacer en familia.

Materiales:

1) frascos de vidrio vacíos, en lo posible, de diferentes tamaños (por ej. de judías blancas, de mayonesa, salsas, etc)

2) velas (que quepan dentro de los frascos) y cerillas largas y un mechero

3) gasas, vendas o trozos de tela fina

4) tijeras, cinta adhesiva, cartulinas para dibujar, colores y rotuladores

5) mucha imaginación y ganas de pasártelo bien

Procedimiento:

1) forramos el frasco de vidrio con las gasas, vendas o tela que hayamos conseguido. Ese será el cuerpo o la cara del personaje de “miedo” que se nos ocurra (drácula, frankenstein, fantasma, etc).

2) dibujamos, coloreamos y recortamos las distintas partes del cuerpo o de la cara que vayamos a utilizar para darle la personalidad a nuestro personaje de miedo.

3) cortamos un trocito de celo y lo pegamos del lado de atrás de los ojos, boca, etc que recortamos anteriormente para adherirlo al frasco.

4) introducimos una vela en el frasco cuya mecha no se asome por encima de la boca del frasco.

5) repetimos el procedimiento tantas veces como personajes de miedo enfrascados queramos y tengamos.

6) con una cerilla larga (de esas que se usan para encender la barbacoa), encendemos las velas que colocamos dentro y….

7) apagamos la luz!

Resultado:

 

Si te gusta la decoración, haz clic aquí para ver más sugerencias en nuestro tablero de Pinterest.

Deja un comentario